Fundent de camós

12,40 €
Impuestos incluidos

Fundent de Camós es un vino elaborado por la bodega Vendrell-Rived Marçà (DO Montsant) con un 55% de Cariñena y un 45% de Garnacha Negra, con crianza en barrica francesa nueva. Procedente de viñedos de más de 35 años, es un vino muy bien equilibrado, con cuerpo pero nada pesado. Con un paso por boca muy agradable y un final ligerísimamente dulce. Es de esos vinos bien hechos que un trago invita a otro.

Montsat
Cantidad

Fundent de Camós
Elaborado en la Vodega Vendrell-Rived Marça (DO Montsant) con un 55% de Cariñena y un 45% de Garnacha Tinta, tiene 3 mesos de crianza en barrica francesa nueva. Procedente de viñedos de más de 35 años, la vinificación de cada variedad se hace por separado, para mantener los aromas y gustos propiso de cada variedad. La mezcla se hace justo antes de introducirlas en botas de roble francés nuevo, donde permanecerán durante 3 meses, evitando así leñosidades. Esta crianza en barrica nueva le aportará al vino una gran capacidad de pigmentación y un gran poder de longevidad. 

Todo lo que tiene Josep Maria Vendrell lo ha ganado a pulso. Es un auténtico viticultor por vocación y un gran enólogo gracias a sus ansias de llegar más lejos y hacer de sus viñedos (prácticamente minifundios) su "juguete" de bodega. Como él mismo dice, hace "unos caldos" que, por sí solos, se venden con ventaja: utiliza una muy buena materia prima, que respeta hasta límites insospechados, y utiliza unos procedimientos de elaboración que hablan por sí solos. En definitiva, el resultado es un vino de calidad extrema. 

Temperatura de consumo: 14-17ºC. 
Graduación alcohólica: 13,5
Producción limitada 


No es necesario decantar el vino, recomendamos abrirlo un rato antes de servirlo. 
Maridaje: Carne estofada, legumbres, quesos semi-curados y curados.

Nota de cata del vino tinto Fundent de Camós DO Montsant 
Vista: Es un vino bastante tánico, con color de cereza picota muy madura 
Nariz: Potente. Con aromas a fruta roja con un trasfondo de vainilla muy agradable
Boca: Muy bien equilibrado, con cuerpo pero nada pesado Con un paso muy agradable en boca y un final ligerísimamente dulce. Es de esos vinos bien hechos que un trago invita a otro. 

Gran Añada: un sueño hecho realidad 
Gran Añada nace en 1997 de la mano de 2 enólogos inquietos y despiertos, enamorados del buen vino y del buen saber hacer: Mariano Bigordà padre y Mariano Bigordà hijo. Juntos, deciden elaborar proyectos propios aprovechando la infraestructura de cada bodega, tanto en el viñedo como en las instalaciones del bodegas.

A los Marianos los emocionan los proyectos diferentes y exclusivos. Su religión es no hacer un producto más, sino ir amasando, poco a poco, cada proyecto, cada terruño, cada cosecha y cada proceso de elaboración.

Esta implicación minuciosa desde el minuto 0 les permite obtener como resultado unos vinos y unos cavas diferentes, de aquellos que no se encuentran.

22 proyectos en 15 zonas 
Actualmente trabajan en 22 proyectos diferentes repartidos en 15 zonas diferentes de la península. No se dejan llevar por el prestigio de una DO o de una bodega, sencillamente observan la viña y el terruño, y a partir de ahí empiezan a trabajar en lo que acabará siendo un vino o un cava excepcional. 

El terruño y la cepa 
Parten del terruño, buscan un buen terreno ya plantado de viña y a partir de ahí inician el que acabará siendo un vino original, creado y elaborado por los Bigordà. Buscan cepas diferentes, tales como una Cariñena del Montsant que tenga un pequeño rendimiento y por tanto una muy buena calidad de la uva, o un Verdejo fuera de la DO, de un terruño con unas características muy concretas, aunque tenga un rendimiento por hectárea más bajo de lo habitual. O un Chardonnay o una Garnatxa de esos que te dejan "fuera de juego" por su calidad en el viñedo. O un cava en que el carbónico "hace la siesta" en el epitelio de la lengua... En definitiva, van a contracorriente, y cuando todo el mundo busca más producción por hectárea, ellos buscan menos, porque saben que, como decimos en catalán, “en el pot petit hi ha la bona confitura”, que se traduciría por “La esencia, en tarro pequeño se vende” 

Producciones limitadas 
Trabajan siempre desde el sentimiento y la pasión, con sensibilidad por la tierra y por la naturaleza pero también por las personas y por los materiales. No buscan grandes volúmenes, ni de productos ni de personas, y mucho menos de ventas. Su máxima es no hacer nunca proyectos que superen las 2.500 botellas, y por eso no venden al por mayor, sino que trabajan con pequeños clientes, a menudo clientes finales, que comprendan su proyecto y lo sepan valorar como ellos lo hacen. 

Exclusividad
No encontrarás ninguno de sus productos en las tiendas. Sólo puedes probarlos en restaurantes de calidad, como en Can Jubany, en la Fonda Xesc, los Casals, al Skina o en Clos Madrid entre otros. Y en El Celleret de Marta, por supuesto! ;-)


96 Artículos

Referencias específicas