Bàrbara Forés Blanc

9,90 €
Impuestos incluidos

Bàrbara Forés blanc es un vino intenso, aromático y seco procedente de una bodega con el nombre de la bisabuela y elaborado por Carme y Pili, las mujeres que dirigen la bodega actualmente. Es una Garnacha Blanca de cultivo ecológico y de secano con una crianza en sus lías durante 3 meses. Es la garnacha más auténtica de la Terra Alta, de aroma limpio y fresco, nariz intensa, untuosa y persistente.

Terra Alta
Cantidad

Los viñedos están en las afueras de Gandesa, dentro de la DO Terra Alta, zona de alta insolación, lluvia escasa y de abundante vegetación mediterránea (romero, tomillo, zarzas).

Con una crianza sobre sus lías de 3 meses.

Grado alcohólico: 14,5º
Temperatura de servicio recomendada: 8ºC

Nota de cata del vino blanco Bárbara Forés Blanc
Vista: Color limón pálido con reflejo acerado.
Nariz: Aroma limpio y fresco. Nariz intensa. Aromas de fruta blanca (pera), con marcadas notas flores blancas (cerezo, almendro), hierba fresca cortada recientemente y hinojo.
Boca: Las notas herbáceas se replican en boca. Mineralidad leve. Acidez viva y refrescante. Boca untuosa, carnosa y fresca. Redondo en el paladar, típico de la Garnacha blanca.

Maridaje: Risottos, Quesos suaves, Ensaladas complejas, Pescado blanco en el horno, Arroces de pescado.

Elaboración:
Maceración pelicular en frío durante 24 horas. Esto significa que se deja reposar los granos de la uva a baja temperatura para que desprendan los aromas antes de iniciar la fermentación. Después se prensa y se obtiene el mosto flor (todavía sin alcohol), dejando que fermente espontáneamente, a través del aumento natural de la temperatura. En la fermentación, los azúcares naturales de la uva se convierten en alcohol, obteniendo así el vino. En este caso, además, se realiza una crianza en lías durante 3 meses, esto es con los sedimentos que han quedado de la fermentación. Esto le da cuerpo y estructura al vino.

La Bodega Bárbara Forés
La Bodega se llama Bárbara Forés, y es la bisabuela, nacida en Gandesa en 1828. Bárbara, una mujer con carácter y empeño, avanzada a su tiempo, fue quien insistió e insistió en construir una bodega en la casa solariega para dar una mejor salida a los viñedos que tenían plantados.

La filoxera, la Guerra Civil y la dictadura provocaron que la actividad en la bodega se detuviera y fue Carme Ferrer, ya a finales del siglo pasado, junto con su marido, quienes volvieron a dar vida a la Bodega y le pusieron el nombre de la culpable de que la Bodega existiera: Bárbara Forés. Recientemente entró en la bodega Pili, la hija de Carme, que ha revolucionado las técnicas de la bodega.

Han recuperado técnicas antiguas de vinos y han reintroducido el morenillo, una variedad autóctona y recuperada con éxito por esta bodega.

Bàrbara Forés es una bodega ecológica que trabaja con variedades autóctonas, y los viñedos están entre hierbas, lo que aporta más biodiversidad y un tratamiento más respetuoso con el medio y con vid. La contra es que deben vigilar más con los insectos y los hongos.

Carme se considera heredera del carácter y el empeño de Bàrbara Forès. Siempre ha estado combativa, defendiendo el paisaje de las agresiones ambientales. Por ejemplo, es muy crítica con la contaminación paisajística que significa la energía eólica en la zona.

Pili, la hija, se ha especializado en biodinámica del vino (técnicas ancestrales que recuperan el respeto por los ciclos de la naturaleza y de los astros, con especial atención a la luna, utilizan abonos y fertilizantes orgánicos y la reutilización de todo lo que da la naturaleza), con la mínima intervención humana.

Con esta entrada en el mundo biodinámico, ancestral y holístico, Carme y Pili, cuando vendimian, tienen la sensación de vendimiar algo más que las uvas, utilizando una parte sensitiva y sensorial que sólo tienen las mujeres que cuidan el viñedo.

La variedad reina de la bodega de la zona es la garnacha blanca, tratada con cuidado y delicadeza por Carme y Pili.


32 Artículos

Referencias específicas